lunes, 9 de marzo de 2015

Monográficos de cine: Ingrid Bergman



En el cine, esta elegante y gran actriz del cine clásico, fue el objeto de una frase tan repetida como es el "Siempre nos quedará París" con la que Humphrey Bogart dejaba abierta la historia de amor más célebre del cine clásico, en la película “Casablanca”.
El mayor descubrimiento sueco de Hollywood tras la retirada de "la divina" Greta Garbo había resultado ser una auténtica rubia de Hitchcock también fuera de las pantallas.
Un volcán gélido que, pese haber representado el candor en cintas como "Luz que agoniza" -el primero de sus tres Óscar- o "Recuerda", de Alfred Hitchcock, dio la campanada.
"Era el ser humano más tímido jamás creado, pero tenía un león dentro que no se iba a callar", resumió ella misma en su autobiografía.



video



No hay comentarios:

Publicar un comentario